Nuestros hijos vuelven a casa

Nuestros hijos vuelven a casa es un programa que tiene por objetivo mejorar la vivienda y construir espacios adecuados para niños, niñas y jóvenes con necesidades especiales de salud (enfermedades graves y discapacidad). Contribuimos a su bienestar al otorgarles las condiciones de habitabilidad necesarias para estar en casa, junto con su familia.Los niños son derivados a través de los Centros de Salud en los cuales se atienden, por ejemplo, cuando necesitan un dormitorio adecuado para una hospitalización domiciliaria, o para recuperarse después de un trasplante de médula o de riñón.Si las viviendas de estos niños no son mejoradas, ellos deberán permanecer en el Hospital, ser derivados a un Centro de Acogida o incluso, no ser incorporados en las listas de trasplante.

 

Este es un programa que conmueve.  La sonrisa de los niños al ver su nuevo dormitorio y los testimonios de las familias son razones  suficientes para asumir un compromiso y hacerse parte del mismo.

 

El aporte de cada uno se suma al de todos y esto se traduce en un producto concreto con resultados visibles y medibles; y que cuenta con el respaldo de Habitat for Humanity Internacional.

 

¿Cómo se seleccionan los niños que participan de programa?

 

Los niños beneficiarios del programa, son derivados por la institución de salud en la cual se atienden.
La institución que deriva, debe avalar el cumplimiento de los requisitos del programa y dar seguimiento a la situación de salud y/o rehabilitación del niño.

 

Requisito: Salud

  • Niño, niña o joven sufre de una enfermedad grave, o  tiene necesidades que requieren de cuidados y condiciones especiales.
  • Su situación de salud, permite que el niño, la niña o joven pueda permanecer en su casa, al cuidado de su familia (aún cuando requiera apoyo complementario, como por ejemplo, hospitalización domiciliaria).
  • Se considera enfermedad grave: enfermedades complejas, de alto costo, que ponen en riesgo la vida de quien la padece; afectando profundamente la dinámica y economía familiar. Por ejemplo: cáncer, fibrosis quística, insuficiencia renal, trastornos genéticos, parálisis cerebral, espina bífida, entre otros.

 

Requisito: Social y vivienda

  • La familia ha demostrado compromiso con el tratamiento, salud y bienestar del niño, niña o joven; lo cual es avalado por la institución que deriva.
  • Familia en situación de vulnerabilidad social; no cuenta con recursos propios para mejorar su vivienda.
  • La vivienda requiere de mejoras (reparación, modificación, construcción de dormitorios), indispensables para el bienestar y/o rehabilitación del niño, niña o joven. Si esas mejoras no se realizan, aumentan los riesgos de salud del menor y/o disminuyen sus posibilidades de rehabilitación.
  • La vivienda en que vive el niño, niña o joven es de propiedad de su familia directa (padres, abuelos, tutores). Existe la autorización expresa para construir y el compromiso que las mejoras solicitadas van en directo beneficio del niño, niña o joven que postula. Esto debe ser avalado por la institución que deriva.

 

Requisitos: Vivienda y terreno

  • Existe el espacio y condiciones necesarias para que la solución propuesta implique una mejora real y significativa en la calidad de vida del niño, niña o joven atendido; cumpliendo con las condiciones mínimas de espacio, asoleamiento y ventilación.
  • La solución propuesta no causa un deterioro en el resto de la vivienda, ni implica un riesgo para la seguridad de los ocupantes.
  • Ejemplos de soluciones:
    • Construcción de dormitorios en primer piso.
    • Mejoramiento de dormitorios existentes  (aislación, cubierta interior y exterior).
    • Mejoramiento de accesos (puertas, rampas).
    • Construcción o mejoramiento de baños.

¿CREES QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE?