Ampliación en altura

Proyecto de ampliación en altura “Los Quillayes”

Construyendo calidad de vida

Por más de dos décadas, miles de familias pertenecientes al conjunto habitacional “Los Quillayes”, han habitado departamentos de alrededor de 38 m². Grupos familiares de cinco o más integrantes han vivido en una situación de hacinamiento extremo. Son propietarios de un departamento que los cobija, pero que, al mismo tiempo, les impide desarrollar una vida familiar adecuada y crecer de manera armónica.

 

El problema de hacinamiento de este gran conjunto habitacional demuestra una política de viviendas o más bien una política de “hacer casas” sin sentido urbanístico, generando con ello, segregación, fragmentación y una serie de efectos negativos en las familias que, finalmente, redundan en el Estado.

 

Motivadas por la situación descrita, estas familias han buscado, sin descanso, una solución. Han golpeado las puertas de todos los gobiernos y, a pesar de las incontables negativas, han persistido en su propósito de ampliar sus departamentos, teniendo como referente y ejemplo el proyecto realizado por la Universidad de Chile. Este proyecto fue liderado por uno de los Directores de nuestra Fundación, el académico y arquitecto Rubén Sepúlveda, quién en el año 1999, participó en el proceso que logró concretar las primeras ampliaciones en altura, de condominios de vivienda social.

 

A lo largo de este arduo camino, Hábitat Para la Humanidad Chile ha colaborado e involucrado a las familias de “Los Quillayes” mediante procesos participativos, en el diseño de la ampliación de su departamento. Es así como, en el año 2009, se generó un consensuado proyecto de ampliación, llegando incluso a tener permiso de edificación. Sin embargo, por estrictas exigencias técnicas y razones sociales, políticas, presupuestarias e incluso producto de catástrofes naturales, no se pudo concretar dicha intervención, hasta ahora.
En el 2016, después de dos décadas, 105 familias, podrán ver en concreto el desarrollo de tan anhelada ampliación, por cuanto esta intervención, ya cuenta con financiamiento estatal y ha sido aprobada por los organismos técnicos (Municipalidad y Serviu). Esto permitirá mitigar un problema de la política de vivienda y contribuir a mejorar la calidad de vida de estos ocupantes.

 

Sin perjuicio de este gran logro, hay que señalar que este proceso no estuvo exento de dificultades y desesperanzas en determinados momentos y, para superarlas, se contó con la voluntad política, el esfuerzo técnico y la confianza de las familias. Solo de esta manera, fue posible superar diversas barreras de orden legal y técnico que limitaban o limitan la generación de este tipo de ampliaciones en altura.

 

Mirando en perspectiva todos los esfuerzos realizados anteriormente, consideramos que nuestra Fundación jugó un papel clave en organizar las familias, destrabar materias burocráticas y técnicas, y al mismo tiempo, incidir en la modificación de decretos técnico-legales que permiten hoy construir este tipo de ampliaciones en todo el país. Por todo lo anterior, queremos agradecer a las familias que confiaron en nosotros y nos apoyaron, para desarrollar un proyecto tan complejo como es el de ampliación en altura.

¿CREES QUE TODOS MERECEMOS UNA VIVIENDA ADECUADA Y SALUDABLE?